Una vez que tu sitio web esté activo y funcionando, la cosa importante es hacerlo lo más eficiente posible. Esto significa que debes asegurarte que la mayor cantidad de personas vengan a tu sitio web, hagan clic en los anuncios, y compren o “se suscriban” a los productos que estás promocionando. Esto es llamado seguimiento, y puede ser realizado siguiendo programas diferentes.


Me refiero a que existen otros métodos más simples como el marketing de afiliación, considerando que la mayoría de los que inician este arduo camino de ser autosustentables con ayuda del Internet, casi no disponen de la suficiente experiencia en negocios online como tampoco conocimientos bastos en marketing digital y SEO para ser los primeros en los motores de búsqueda en poco tiempo y hacer explotar sus web de visitas.
Sin embargo, llegado el momento de mandar productos, el dropshipper se encarga. El mantiene el inventario en su establecimiento. Tú le mandas las órdenes que te llegan y pagas precios de mayorista por cada orden. Preparas un archivo con los cálculos y se lo envías al dropshipper vía email. El realiza las órdenes y envía la mercadería a tus clientes.
×